La hafefobia, el miedo a ser tocados que multiplica la pandemia