Los investigadores creen que las hermanas americanas se inventaron la violación para cobrar un seguro