Desengañado tras librarse de un escroto de 45 kilos