La huelga de mujeres también detiene el consumo