Un juez impone 500.000 euros de fianza al youtuber que llamó "caranchoa” a un repartidor