Un incendio en Ourense se convierte en el más grave del verano con más de 1.000 hectáreas afectadas