El viento, el calor extremo y el terreno, los enemigos de los que luchan contra el fuego en Tarragona