Los vecinos de A Silva defienden sus casas del fuego