El independentismo caldea el ambiente ante la inminente llegada de Felipe VI