La residencia de Madrid en la que los mayores han pasado la ola de calor sin aire acondicionado