La cara inocente de la inmigración: Con tres años y sus trenzas llega en patera