La mitad de la población es intolerante a algún alimento aunque no lo sepa: leche y pan, los más comúnes