Los palmeros se aferran al espíritu de la Navidad para sobrellevar la tragedia del volcán