Las lágrimas de las familias separadas por el coronavirus