Lágrimas tras el atentado en el campus de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte que ha dejado dos fallecidos