Una lengua de fuego alcanzó a Marcelino de 78 años cuando intentó liberar a sus ovejas