"No llores mamá, no llores": así se vive en las residencias de ancianos el nuevo zarpazo del covid