Los macrobotellones que indignan a España: de Bilbao a Sevilla sin distancia y sin mascarilla