Fue la madre de la víctima de los jugadores del Arandina quien denunció al ver el móvil de la niña