La mala calidad del aire mata a 7 millones de personas al año