No es Irán, es Almería: entra en su casa, la maniata y planea el asesinato de su ex con la ayuda de su hijo