Las máquinas que barren las calles soplando, un "peligro" para la salud