La maquinista fallecida en Barcelona denunció la falta de inversión en seguridad tras el accidente de Santiago