El marido de Romina reconoce que es el responsable de su desaparición