Las mascotas más devotas toman las parroquias de España para recibir la bendición de San Antón