Los mercadillos aguantan en plena crisis del Coronavirus