Los mercadillos navideños se reinventan para tratar de convivir con el coronavirus