Los mineros llevan equipos de ventilación especializados para garantizar el oxígeno mientras trabajan