Monika fue apuñalada con un cuchillo y arrojada por el balcón por su asesino confeso