Más de 40 personas mueren ahogadas en playas y pantanos en los primeros 15 días de julio