Estufas, braseros o mantas térmicas, detrás de las últimas muertes relacionadas con la calefacción