La mujer asesinada a puñaladas por su expareja en Granada era profesora y tenía una niña de diez años