La mujer asesinada en Jaén quería tener un móvil y el marido presuntamente la mató porque se negaba a que lo tuviera