Las hijas de la mujer degollada en Bilbao pensaron que su madre estaba dormida