El paradero de Mercedes, la mujer de Carmona, sigue siendo un misterio