Las dos mujeres muertas tras el ataque de sus perros tenían mordiscos por todo el cuerpo