Nacho Vidal, en libertad con cargos por la muerte de un fotógrafo en un rito con veneno de sapo