El ejemplo de Natalia que deja a otros niños con la boca abierta: no puede comer pero es feliz