Ocho neonatos más, aislados en el Vall de Hebrón por una bacteria que ha provocado la muerte de dos bebés