El presunto autor intelectual del asesinato de Ardines, “violento y celoso”