Los okupas le cuestan de media 25.000 euros a cada propietario