Pablo Sierra pudo ser agredido la noche de su desaparición: su móvil tiene manchas de sangre