Paco Sanz, un psicópata para los expertos