Los niños de Godella vivían entre cabezas de animales y muñecas colgadas de las paredes