España es el país occidental donde más nos duchamos