La parricida de Girona diluyó 80 pastillas sedantes y obligó a su hija a tomarlas antes de ahogarla durante 10 minutos