El niño de 4 años, presuntamente asesinado por su madre en Azpeitia, seguía con vida cuando llegaron los servicios de emergencia