El Paseo del Prado y otras arterias de Madrid serán peatonales, pero los parques seguirán cerrados