El exprofesor de los Maristas señala que la orden religiosa sabía sus abusos desde 1986 y le amparó