Crece el temor a que la lava se desborde y destroce más casas y cultivos